La boda navideña de Cristina y Jose María en el Parador de la Villa Ducal de Lerma

Jose María y Cristina se casaron en el mes de diciembre de 2019 en la Catedral de Burgos. Para su gran día, la novia escogió al diseñador Fernando Claro quien supo plasmar la idea inicial de la novia ” tweed+plumas inspiracion de los desfiles del Karl Lagerfel para la Maison Chanel” La guinda del pastel fue un sencillo lazo en crepe de seda que la novia se puso en el pelo a modo de velo. El vestido era crepe de seda con corte redondeado en la cintura y una espalda con semitransparencias en V con botones joya y ribeteado con abalorios de cristal. Y para soportar el fresquito le añadieron un espectacular abrigo. 

Para seguir con el estilo actual de su look, la novia llevó una coleta adornada con tres estrellitas de Marucca. Eva Escolano se encargó de su maquillaje y Chitina creó el ramo de la novia.  El novio lució un chaqué a medida de Scalpers y  zapatos a medida de Diplomatic Brand. 

Los pajes llevaban unas conjuntitos de cuadros verdes diseñados por la novia con su capa española en terciopelo verde oscuro y mini bordones del camino de Santiago. La madrina llevó un diseño en azul de Marcos Luengo y la madre de la novia abrigo y vestido verde de Fernando Claro.  La hermana del novio visitó de Inés Martín Alcalde. 

 

          

La decoración floral corrió a cargo de Floristería Palmero que adornó la salida con un bodegón de piñas, manzanas y grandes columnas de flores de temporada en tonos granates para dar calidez y una alfombra aframbuesada decoraba la escalinata de la Catedral. En el banquete adornaron las mesas con con campanas de vidrio, frutas, grandes proteas, mini rosas y velas fueron el foco de todas las miradas y fotos. Para sujetar la minuta elegieron un cinta fina verde ingles y el marcasitio en papel verjurado tenía el fondo en plumeti verde. Los manteles de cuadros escoceses rojos eran de Event Oh; las sillas de bambú y la vajilla brocada eran de Alquileres Kava.

Tras la misa en la capilla de Santa Tecla y para entrar en calor los invitados tenían un caldito caliente a la salida y los novios se marcharon a todo gas en su Chevrolet Corvette de los 60’s hacia el Parador Palacio Ducal de Lerma.  El cóctel fue amenizado por Piano Bar Swing. Para abrir el baile los novios eligieron el vals Embassy Walz de la película May Fair Lady.  En la sala contigua a la discoteca se colocó el candybar que lo realizó Vericatessen sin perder la tematica navideña de la boda. Tras la comida continuaron las sorpresas para los invitados con las actuaciones de los baterias Drums on live y los DJs Diego Aguas y Mikistrello. El reportaje fotográfico es obra de Kiwo Estudio. 

        

1 Comentario

Escribe un comentario