La boda de María y Diego en Mas de alzedo

“Queríamos una boda de invierno, y el año 2020 sonaba tan bien… Fue entonces cuando decidimos elegir el 7 de noviembre de 2020, SevenEleven, era la fecha perfecta.La lluvia era nuestra única preocupación, ¡qué ilusos!
Cuando en marzo empezó todo esto, veíamos tan lejos nuestra boda… todas las bodas canceladas las posponían para entonces y parecía impensable que nos fuera a afectar. Llegaron abril y mayo y con toda la dimensión que iba tomando el asunto empezamos a buscar plan B para 2021, pero siempre con la esperanza de poder celebrar nuestra boda en nuestra fecha original. Fueron pasando los meses, aumentando las restricciones, pero tomamos la decisión de continuar siempre que nos lo permitieran y estuviera en nuestra mano. Éramos conscientes de que muchos de los invitados seguramente no nos podrían acompañar y que algunas de las ideas iniciales tendríamos que adaptarlas, pero lo importante era casarnos, después de tanto tiempo, darnos el sí quiero era lo más importante para nosotros, no teníamos ninguna duda y pese a todo, las restricciones y los continuos cambios que tuvimos que hacer, lo repetiríamos sin ninguna duda. Era nuestro día, nos ha tocado vivir está situación y no lo cambiaríamos por nada.
Todos los proveedores nos lo hicieron muy muy fácil, ninguno nos puso ningún inconveniente, nos reservaron planes B y se ajustaron a todas las modificaciones que hubo que hacer y volveríamos a elegir a cada uno de ellos de nuevo sin dudarlo. Estuvimos sufriendo por las restricciones hasta el día previo a la boda y todos se volcaron y nos cuidaron como si fueran parte de nuestra familia.”

María escogió a la diseñadora Alicia de Aleste Atelier “Alicia supo plasmar todas las ideas que tenía en la cabeza, fuimos dándole forma prueba tras prueba, eligiendo detalles y bordados y el resultado no pudo ser mejor”. Combinó su vestido con zapatos Uniqshoes y tocado Tolula Handmade. Su ramo fue obra de Flores La Tartana y de su estilismo se encargaron Eva Rozalén ( maquillaje) y Del Revés (peluquería). Su “algo prestado” fueron los pendientes de su abuela. Diego se hizo su chaqué a medida en la sastrería Adrián Seligra y lo combinó con corbata de Lester Madrid y gemelos Montblanc

La ceremonia se celebró en la Basílica Sagrado Corazón de Jesús y a continuación la celebración fue en Mas de Alzedo. Allí, Infinito Eventos se encargó de la música y sonorización y Cocotte Catering de la gastronomía. Flores la tartana puso la decoración floral de la iglesia y del banquete: “Toda la decoración de la boda, tanto la papelería como la deco, estaba inspirada en nuestro viaje de novios a África, y las servilletas y servilleteros de madera con animales fueron además un detalle de recuerdo para todos los invitados. El salón principal de la masía lo decoramos con decenas de palmeras, un columpio de verdes sobre la mesa presidencial y mucha flor para inspirar la decoración en nuestro viaje. Los tonos verdes tropicales y tierras invadieron el salón de Mas de Alzedo.” El reportaje fotográfico fue obra de Por parte de la novia.

“Por último, nos encantaría animar a todos los novios de este año, no vamos a mentir, y el camino no ha sido fácil, se sufre y mucho, ir adaptando la boda hasta minutos antes y suprimir muchas de las cosas que tanta ilusión te hacía tener en tu boda es difícil, pero podemos aseguraros que COMPENSA, es un día increíble: NUESTRO DÍA. Y no lo cambiaríamos por nada del mundo. Tenemos que ser conscientes de lo que nos ha tocado vivir, asumirlo y no comparar nuestras bodas con el concepto de boda a las que estábamos acostumbrados. La vida sigue y celebrar el amor es lo más importante.”

 

0 comentarios

Escribe un comentario