La boda de Soraya y Jose Luis en Huerto Montesinos

«Jose Luis y yo nos casábamos el 21 de marzo de 2020, pero la pandemia, como a tantas parejas, nos ha puesto las cosas difíciles. Aplazamos al 19 de diciembre pensando que todo habría pasado. Conforme se acercaba la fecha los dichosos cierres perimetrales empezaron a ahogarnos en dudas, casi todos nuestros invitados venían de fuera de la C. Valenciana. Nuestra prioridad era casarnos, así que nos adaptaríamos a lo que nos pidieran. Lo logramos gracias a Catering Cinco, nos lo pusieron muy fácil buscando alternativas con las que poder celebrar cumpliendo las medidas. Junto con Boheme Sensations consiguieron que tuviéramos paz y que ese día fuera inolvidable. El resultado fue increíble. Flores La Tartana hizo magia, el salón transmitía sensación de navidad en estado puro.
 
Fue una boda íntima pero cuidada al detalle. 
 
No fue fácil, no pudimos celebrarlo de la manera que queríamos, tuvimos que cambiar la ubicación, decoración y aforo, y al principio nos costó asimilarlo, pero la realidad es que fuimos unos privilegiados. Fue un día muy especial y lleno de alegrías. Nos ayudó a ver lo que realmente era importante. Nos faltó mucha gente, por eso aún tenemos pendiente celebrar, si dios quiere, en diciembre.»
 
 
Soraya y Jose Luis se casaron en la Parroquia Castrense de Santo Domingo, también conocido como Capitanía. Para su gran día, Soraya lució un vestido de Estela Garro, tocado de Anita Babus Designs y stilettos Michael Kors. Paula Bigudíes se encargó del peinado de la novia y Nerea de Bobbi Brown del maquillaje. Su «algo azul» fue el anillo Diana de Due Joyitas. El novio llevó dos trajes, el de gala militar era de Sastrería Gonzaga y el segundo de Hugo Boss. 
 
Flores Feliu se encargó de la flores de la ceremonia y Scherzo ambientó la misa con un dúo de piano y violín. «El momento más especial fue la entrada a la Iglesia del brazo de mi padre, y ver al final del pasillo a mi futuro marido emocionado. Mi padre y yo tenemos una unión muy especial y ninguno pudimos reprimir las lágrimas de emoción, porque solo podíamos pensar, ¡al fin, lo logramos!»
 
 
 
Tras la ceremonia, novios e invitado se dirigieron a Huerto Montesinos donde Catering Cinco se encargó de la gastronomía y Flores la Tartana de la maravillosa decoración floral navideña. La wedding planner Boheme Sensations se ocupó de que todo saliera perfecto ese día. La música e iluminación corrieron a cargo de Audioprobe y el photocall de Pendejo Events; lo acompañaron del fotomatón de 1,2,3 Patata. Para el regalo de los invitados, decidieron optar por un obsequio solidario a beneficio de la Fundación Pequeño Deseo. Además, las mujeres recibieron mantas para el frío, un labial rojo de Estee Lauder y unas manoletinas. 
El reportaje fotográfico fue obra de Juan Ortega y el vídeo de Bonica Films.
 
0 comentarios

Escribe un comentario