La boda de Megui y Miki en Barcelona

 Tenía la idea de mi vestido muy clara, y supe que confiaría en Diego Estrada desde el primer minuto. Además de ser un gran amigo, entiende a la perfección mi estética y sabía que él sería capaz de materializar el concepto que yo tenía en mente. Dedicándome a la moda, siempre he tenido predilección por Balenciaga y utilizamos sus diseños de novia como inspiración. Se trata de un diseño sencillo, de manga larga y cuello a la caja. El hecho de que fuera tobillero es mi seña de identidad, ya que es una silueta que me gusta mucho, aunque sea poco corriente en novias. En la iglesia, a modo de cola, llevé una capa en gazar de seda, un tejido desarrollado por Balenciaga y que Diego domina. Me la quité durante la fiesta, mostrando la espalda descubierta.

Megui tenía claro lo que quería y acertó. ¡Vaya si acertó! En cuanto empecé a ver las fotos de su gran día por las redes me enamoré de su look nupcial . Y hoy, casi un año después de su boda, esta pareja nos cuenta todos los detalles sobre su gran día. 

La novia combinó su vestido con sandalias de pelo azul marino de Manolo Blahnik; su “algo azul” . De su estilismo se encargó Anabel de New Look; un maquillaje muy natural y una coleta alta hicieron que Megui se sintiera “muy ella” en el día de su boda. Su precioso ramo en tonos verdes y blancos fue obra de las chicas de Detallerie. Ellas también hicieron el papel de wedding planners y se encargaron de toda la decoración floral del evento así como de acompañar a los novios tanto a nivel de los preparativos como en la coordinación del gran día. 

El novio llevó un traje gris de tres piezas con una  corbata de Hermès de tonos azules. En vez de llevar el reloj de la pedida, Megui le prestó un Rolex comprado en un anticuario en París, que tiene a Mickey Mouse en la esfera. La madrina llevó un conjunto gris perla con juego de texturas en satén y terciopelo, y una levita con plumas en los puños. La madre de Megui lució un conjunto de crepe color esmeralda y un abrigo de cloqué con botones joya de Tot-hom

 

 

La ceremonia religiosa se celebró en la Basílica de la Mare de Déu de la Mercè y la posterior celebración en Paraninfo, el edificio histórico de la Universidad de Barcelona; un lugar muy particular, con mucha magia. Vía Veneto, que cuenta con una estrella Michelín, se encargó del catering del evento. 

Options suministró gran parte de los elementos de decoración del espacio, desde los sofás y sillones de estilo afrancesado, hasta los elementos de mesa. El hilo conductor de la estética fue el color azul marino, desde el “save the date” y las invitaciones hasta el regalo a los invitados. Se vió representado en toda la papelería del evento y en los detalles de mesa. La iluminación jugó un papel clave en la decoración, y  permitió transformar el espacio. Las barras se iluminaron con unas lámparas de cristal que daban un toque más nocturno y elegante. Se incluyeron varias bolas de discoteca para poder reinventar el patio de columnas y convertirlo en una pista de baile al más puro estilo disco. 

 

 

 

La tarta nupcial fue obra de Lolita Bakery  y el catering Veneto ofreció un espectacular buffet de postres que se sumó a la espléndida mesa de dulces y chucherías que prepararon las chicas de Detallerie. 

Megui y su padre abrieron el baile con September de Earth Wind and Fire y luego el novio tomó su relevo. Todo el reportaje fotográfico fue obra de Volvoreta y el vídeo de Blanc by Liten. 

0 comentarios

Escribe un comentario