La boda de Carmen y Aag en Alquería de Mascarós

Contar la boda de una amiga siempre es mágico, y más, cuando no recuerdas una vida sin ella. Carmen y yo compartimos el verano desde el año 1993, y no me puedo imaginar un agosto sin ella. Por eso, cuando me contó que se casaba, os podréis imaginar mi felicidad absoluta. La primera fecha de boda se truncó debido al COVID, como os pasó a muchas de vosotras, Aag es belga y eso hacía todavía más complicado juntar a las dos familias. Pero el pasado diciembre 2021, celebraron por fin la boda de sus sueños y hoy os la voy a contar. 

El vestido de Carmen era de la firma Cherubina Atelier y lo compró en la tienda valenciana Tousette; así como la capa de la firma Sophie et Voilà. Allí también le hicieron su tocado, con su «algo azul». Eligió unos salones Prada de los que se enamoró al instante. De su estilismo se encargaron Paula Almendros ( peinado) y Jessi Arques ( maquillaje). Para completar su look, os diré que su «algo prestado» fueron los pendientes de su abuela, con los que también se casó su madre. Su ramo era de la floristería La Orquídea y llevaba una cinta y medalla de la Virgen del Carmen de Posdata Lola. 

La madre de la novia lució vestido de Purificación García y su padre chaqué de La Sastrería. Aag llevó chaqué de La Trajería y su madre, la madrina y un conjunto del diseñador Alejandro de Miguel. Carmen le regaló a su padre un pañuelo bordado de Due Joyitas, un detalle perfecto para novios y padrinos. 

La ceremonia fue bilingüe, pensando en la familia española y la belga; la ofició un sacerdote amigo de la familia desde hace más de una década en la preciosa ermita de El Desierto de las Palmas. Yo tuve el honor de cantar en la misa, junto a Art i Arcs; fue muy emocionante. 

Tras la ceremonia, novios e invitados nos dirigimos a Alquería de Mascarós, donde el catering de Grupo Peñalén nos hizo disfrutar con su cóctel y comida. En serio, hacía tiempo que no comía tan bien en una boda. El salón estaba decorado con un pleno ambiente navideño que me enamoró y el seating plan con coronas era increíble. Toda la decoración floral fue obra de La Orquídea Floristería. Alkilaudio se encargó de la sonorización de la fiesta y Paco and Aga del reportaje fotográfico. Les conocí en la boda y son un amor de pareja; a parte de los fotones que hicieron 😉 

0 comentarios

Escribe un comentario