La boda de Ana y César en Masía del Pí

Si tuviésemos que describir el día de nuestra boda, diríamos que fue mágica. Nos sentimos realmente afortunados de haber podido estar acompañados de nuestros familiares y amigos a pesar de las circunstancias. 
El día había llegado, lo habíamos conseguido y eso ayudó a que estuviésemos muy tranquilos desde primera hora de la mañana. No hubo nervios que nos jugasen una mala pasada o no nos dejasen disfrutar del día, sino todo lo contrario. Disfrutamos como enanos cada segundo. Se respiró un ambiente muy relajado inundado de ilusión, que hizo que fuese el día más emocionante de nuestras vidas. 

 

Ana y César se casaron el pasado 04 de septiembre en la Basílica de Nuestra Señora del Lledó. Para su gran día, la novia lució un diseño exclusivo de Diego Estrada :

“Quería algo sobrio pero con un toque que lo hiciese diferente.  El vestido se componía de una base de crepe de seda y un drapeado en la forma delantera de tul de seda que le daba volumen. El bordado es una pieza antigua que pertenecía a un saree indio. Lo compramos cuando mi madre y yo estuvimos en la India en 2019, en un puestecito callejero en Udaipur (bastante antes de prometerme pero fue un flechazo y en aquel momento ya supe que formaría parte de mi vestido cuando me casase).Sin duda fue todo un acierto contar con Diego y su equipo para el gran día. No pude estar más feliz con el resultado. Me sentí muy yo desde la primera prueba y eso para mi, era lo más importante.

Combinó su vestido con un tocado de Peinas de TwoJune y unas sandalias de 
Jimmy Choo. En cuanto a su estilismo, Elena Soler de Catellón, se encargó de su maquillaje, con un estilo muy natural y Silvia Guirado de Benicasim de su peinado. Su ramo fue obra de Floristería Isabel  (Benicàssim); estaba compuesto de astilbe rosa y eucalipto. La empuñadura la protagonizaba la Virgen de Lidón. Sus pendientes y mantilla fueron su “algo prestado” ya que venían de herencia familiar. 

Por otro lado, el novio iba vestido de Old Jeffrey; escogió un chaqué clásico que combinó con camisa azul y chaleco beige. La madre de César iba de Miguel Marinero. La madre de la novia también confió en Diego Estrada, eligió un tono verde cactus que combinó con un bordado en tonos dorados. 

La pareja quiso contar con la ayuda de las wedding planner Fit for weddings; dada la incertidumbre por la situación sanitaria, fue un alivio contar con ellas. ” Nos transmitieron la calma que necesitábamos en aquellos momentos y vivieron el gran día con la misma ilusión que nosotros. No podemos estarles más agradecidos.”

En la iglesia, la decoración corrió a cargo de Verdeflor, con el eucalipto como hilo conductor. La ambientación musical fue obra del tenor Vicente Ombuena y de la orquesta de cámara dirigida por Alfredo Sanz

Tras la ceremonia religiosa, novios e invitados se dirigieron a Mas del Pí para continuar con la celebración. Allí, comenzaron con el cóctel al son de la música del DJ Diego Gilca. Audioprobe se encargó de la sonorización y los invitados pudieron disfrutar de un violinista y un saxofonista en directo. Toda el reportaje fotográfico fue obra de Kiwo Estudio y el vídeo de Roberto de McFly. 

 

 

0 comentarios

Escribe un comentario