La boda de Vero y Antonio en Casa Santonja

¿Os he dicho que estoy enamorada de la preciosa Casa Santonja? Las que me seguís día a día en IG, ya visteis en mis Stories que la semana pasada estuvimos precisamente en este espacio para llevar a cabo un nuevo shooting. Y es que las zonas verdes de Casa Santonja son únicas e irrepetibles. Así que cuando ví estas fotos de los chicos de Kiwo Estudio, me puse en contacto con ellos al momento. Vais a ver a una novia con muchísima personalidad, un vestido inigualable en esta maravilla de espacio.

 

Vero quería un vestido único, que diera mucho de que hablar; quería sentirse diferente al resto de las novias. En Immaclé novias, encontró una tela bordada con flores en tonos rosas y verdes y se enamoró. Aunque le asaltaron ciertas dudas, la diseñadora Inma fue guiándola en el proceso de encontrar ese vestido perfecto para ella y lo consiguieron. Vero tuvo que hacer infinidad de viajes a Canet de Mar pero como véis, valió la pena. En la última prueba, decidieron que la sobrefalda tomaría una función de capa para llegar hasta el altar y que tras la ceremonia se anudaría para llevar  a cabo su función original.

Para sus zapatos, viajaron hasta el showwroom de Uniqshoes en Madrid, donde Vero encontró exactamente lo que buscaba. Le confeccionaron unos peeptoes en tonos caqui y rosa en perfecta armonía con su vestido. Flores La Tartana se ocupó de su ramo y de su tocado floral.

 

   

En cuanto a Antonio, él también decidió ser un novio con mucha personalidad.Su chaqué, chaleco y camisa fueron confeccionados a medida en en Anglomania (Valencia) . La corbata la compró en el Corte Inglés y era de Michael Kors y los zapatos los adquirió en la firma Silbon. Para los gemelos encargó unos personalizados en Gemelolandia con los emoticonos del certido y sapito del whatsapp. (unos animalitos muy significativos para esta pareja)

La ceremonia la religiosa, la realizaron en la misma Casa Santonja, bajo el templete. Vero llegó hasta un par de rotondas antes de la casa  con su  Beetle rojo y allí la esperaba Fernando, de Flores la  Tartana con un Mehari rojo, muy típico en Jávea y Dénia, que también decoró él con un capazo de flores. Fue una llegada original para una novia original 🙂 Los niños que acompañaron a Vero iban vestidos de El taller de la abuela (Madrid).

         

Tras la ceremonia, la celebración pasó a los preciosos jardines. La comida fue al aire libre donde Flores la Tartana y la mantelería La guinda de tu fiesta crearon un ambiente MÁGICO. ¡Es que no me canso de ver las preciosas fotos de las mesas y los rincones. Del catering se encargó Eventos El Poblet: dispusieron un rincón de limonadas para recibir a los invitados. Después ofrecieron el cóctel en el que incluyeron un puesto de huevos de codorniz. La comida también la sirvieron ellos con dos entrantes, un principal y el postre. Había toques de foie y de trufa, algo expresamente demandado por los novios.

No hubo tarta nupcial. Me han encantado las palabras de Vero: “Odio las tartas nupciales abandonadas encima de la mesa porque la gente está que revienta. Así que Restaurante Casa della Pasta (Jávea) preparó una tarta nupcial formada por una torre de quesos italianos. Se hicieron las típicas fotos cortando la tarta y luego todos estos quesos fueron troceados y se sacaron junto con el resopón con panecillos de distintos tipos y múltiples mermeladas y cremas. UNA IDEA FANTÁSTICA.

                

        

A la hora de regalar un detalle a los invitados, Vero siguió en su línea de novia super original y le pidió a la ilustradora Lucía Navarro ( @lualibet) un pequeño retrato de cada uno de sus invitados. ¡MENUDO CURRAZO! La novia le envió fotos de sus invitados y ella fue creando las ilustraciones que se colocaron en los platos de los invitados con un marco de Maisons du Monde.

El momento ramo, fue al son de Single Ladies de Beyoncé, en el que Vero se lanzó a bailar y lanzó su ramo a todas las invitadas solteras de la boda. Una de sus compañeras de trabajo que llegaba reciente de una guardia médica fue la que cogió el precioso ramo.

Para la música de la boda y del baile contaron con Cenval Music. En primer lugar, la ceremonia fue amenizada por un conjunto de cuerda y piano, profesores y compañeros de la novia en el conservatorio. Y dos de sus amigas se lanzaron a cantar la preciosa melodía del Hallelujah de Leonard Cohen. El cóctel fue musicalizado por un saxofonista en directo y el comienzo del baile por un grupo de Pop Rock, Capital 90, con canciones de los 80 y 90 que no dejaron a nadie indiferente.

En cuanto al baile de los novios, todo comenzó con un vals a manos de la novia y el padrino; después un baile lento de los recién casados con la canción de Marvin Gaye ft Meghan Trainor, CHARLIE PUTH y para poner punto y final un baile de salsa con la canción de Marc Anthony y Alejandro Sanz, DEJA QUE TE BESE.

Pero los invitados también tuvieron su oportunidad : montaron una coreografía con unos 30 amigos con la canción MARIA CAIPIRINHA de Carlinhos Brown. En palabras de la novia : “Esto fue otra de los puntos bomba de la fiesta porqué compramos panderetas, pompones, maracas y había color y locura por todos sitios jajajajaja.”

   

 

Gracias a esta preciosa pareja por compartir su precioso día en mi blog y a los chicos Kiwo por estas fotos tan preciosas.

476 comentarios

Escribe un comentario