Esta pieza es un aria para soprano de la ópera Almira. Se ha hecho muy popular para las ceremonias religiosas aunque en realidad su texto no es sacro. Se suele interpretar en la comunión. En este caso, se interpretó con piano, violín y oboe pero...