La boda en tiempos de COVID de Ana y Edu en Sevilla

En menos de un mes ya lo teníamos todo organizado para la boda, ya que Edu se mudó a Sevilla por fin y íbamos a tener mucho jaleo con la nueva casa este año. Sin embargo la «normalidad» de los preparativos duró muy poco por culpa de la pandemia.  Durante todos estos meses de incertidumbre hubo muchos momentos de dudas, de cambiar la fecha, de reorganizar la boda en varias ocasiones, disminuir la lista de invitados… y en septiembre, viendo que ya se hacían muchas bodas con una nueva «normalidad», volvimos a ilusionarnos.
 
Sin embargo en octubre y parte de noviembre hemos tenido a la familia más cercana en cuarentena, muchos han pasado el covid, y dejamos a un lado la boda.  En esta fecha ya debería haber empezado con mi vestido, es más, Edu ya se había hecho 2 pruebas del suyo, pero a mi me daba miedo, no quería que mi vestido se quedara colgado en una percha.  José Luis Zambonino, el diseñador de mi vestido, me animaba y me dijo que podíamos esperar hasta 10 días antes, que no me preocupase por nada.
 
En Andalucía comenzó las restricciones de movilidad, estuvimos más de un mes sin poder ver a la familia por vivir en diferentes pueblos. Pero a finales de noviembre decidimos por fin poner en marcha al menos la ceremonia religiosa, aún sabiendo que era posible que solo pudiera venir la familia más directa, y sin ningún amigo.
 
Hablé con José Luis y le dije de hacerme un vestido más sencillo al que hablamos en su día, pero él me animó a seguir adelante con el vestido de mis sueños y menos mal que le hice caso, no me arrepiento. 
 
Mirábamos cada día las noticias, ya que las restricciones se suponía que finalizaban en 10 de diciembre, dos días antes de nuestra boda. Esa misma semana anunciaron que ampliaban la norma 48-72 horas en función de la nueva normativa que decidieran el día 10. Eso nos puso más nerviosos aún, y no podíamos ver a nadie, Edu y yo ya estábamos haciendo nuestra propia cuarentena en casa para que todo saliese bien el día 12.
 
La hermana de Edu, la única que tiene, vive en Madrid y ya nos dijo que por su trabajo podría tener un justificante para venir, pero que sus 4 sobrinos no, ya que habían cerrado Madrid hasta el día 13. En ese momento decidimos contratar a una empresa que retransmitiera la ceremonia en directo, por ellos y por todas las personas, que eran muchas, que no podrían venir por estar en diferentes lugares de España. Todos se alegraron muchísimo.
 
El jueves, dos días antes de la boda, con los trajes ya colgados en sus perchas, la hermana de Edu nos confirmó que no podría venir porque era positiva. Pensamos en aplazar en ese momento… sin embargo todos, incluso ella, nos animaron a seguir, habíamos luchado muchísimo a contracorriente para llegar a ese dia.
 
Para Alberto, nuestro fotógrafo, hemos sido sus únicos novios de este 2020, mi abuela con 89 años, había superado el covid en octubre, la madrina en junio también superó una operación de pecho… había muchos motivos para celebrar así qué había que continuar si o si.  El jueves por la noche por fin anunciaron que el sábado, levantarian las restricciones de movilidad… nuestros móviles no paraban de sonar, todos nuestros amigos podrían venir a la Iglesia, ya que era en mi pueblo, Coria del Río.
 
Aquella mañana de preparativos fue súper emocionante. La ceremonia fue increíble, el vernos por fin allí, donde queríamos estar fue maravilloso. A pesar de las mascarillas podíamos ver todos los ojos llenos de lágrimas. 
 
Más de 100 conexiones tuvimos a través de la retransmisión en directo. Más de 300 mensajes en el móvil con capturas de pantalla desde la distancia.  Al terminar la ceremonia hicimos algunas fotos en el patio de la Ermita de San Juan Bautista, donde nos casamos delante del Cristo de la Vera Cruz, la Virgen de la Inmaculada Concepción, vestida para la ocasión porque su día había sido el día 8, y una replica en plata del Simpecado del Rocío de la Hermandad de Coria.
 
Luego hicimos una pequeña comida, con padres y algunos tíos, 34 personas. Todos sentados con sus convivientes en un salón donde cabían hasta 150 personas para poder mantener las distancias.  No lo puedo negar, a veces me da pena no haber tenido esa fiesta que planificamos, con 3 grupos de música, y muchas luces navideñas, pero la tendremos muy pronto.  
 
Pero a día de hoy no cambiaría por nada la decisión que tomamos de seguir adelante por nuestra fecha, nuestra ilusión, a pesar de todas las piedras en el camino… pero en realidad ¿la vida no es asi? Nuestro Amor nos hizo más fuerte que nunca.
 
Siempre estaremos agradecidos a todos los que nos apoyaron y acompañaron a pesar de la situación tan complicada.
 
 
Traje novio: @derby1951
Vestido novia: @jluzambonino
Zapatos novia: @justeneshoes
Tiara novia: @marucca.es
Ramo novia: @lafloreriahuelva
Vídeo: @clickrec_
Maquillaje y peluquería novia: @antoniobrilli
Confeti y arroz: @unabodamagica
Retrasmisión en directo: @blogosur
Música Instrumental Iglesia: @ponlemusicasevilla
 
 
2 comentarios
  • Ivan
    Escrito a 11:37h, 08 marzo Responder

    Enhorabuena, buen articulo y también a los compañeros que han realizado este gran trabajo.
    Deseando empezar las bodas en 2021, con más ganas sí se puede.
    Os dejo nuestro trabajo de fotografía y vídeo de bodas http://www.ipfotos.com
    Cualquier cosa que necesitéis, aquí estamos para levantarnos con más fuerza,
    entre compañeros es poca en este año tan difícil para todos y más a todas las personas
    que nos dedicamos a este mundo tan maravilloso.
    Un abrazo enorme.

  • Carmina Pairet
    Escrito a 09:21h, 09 marzo Responder

    Muy bonito texto y testimonio felicidades. Una gran idea de retransmitir en directo

Post A Reply to Carmina Pairet Cancel Reply