Una boda navideña en Finca Camino Viejo

Llevábamos 13 años de novios, toda la vida, y cuando decidimos casarnos tuvimos claro que tanto por trabajo de él, como por sueño mío, la boda debía ser en Navidad.

Para el sitio queríamos algo que tuviera algo de nosotros y la Finca Camino viejo está en Benidorm, desde ella se ve el Puig Campana y hasta el Skyline de la ciudad, (ambos emblemas de nuestro entorno) además a está a un par de minuto de mi casa y sentía que esa zona de campo tenía mucho encanto. A unos pocos metros se encuentra la Ermita de Sanz, una pequeña iglesia de la que mi padre fue impulsor y socio de su construcción. Todo encajaba, cerca y con sentimiento.

 

Chantal y Antonio se casaron el plena época navideña, en la Ermita de Sanz. Para su gran día, la novia contó con el diseñador Rubén Hernández, que le confeccionó un vestido único, con mucha personalidad y color. Mi vestido fue un homenaje al de mi abuela cuando se casó y es que desde niña jugaba con aquel sencillo vestido camisero, de ahí parte de camisa. Lo combinó con zapatos glitter de Jimmy Choo y un tocado de Como orito en paño. El novio lució chaqué de Massimo Dutti y corbata de Carolina Herrera. La pequeña que llevaba las arras llevó un conjunto de la Bubé y la hermana de la novia lució diseño de Cho Atelier.

Y ¿quien era la wedding planner de la boda? ¡ La propia novia! Chantal Llorca Events se encargó de todo el diseño decorativo junto a la floristería Ángeles; tanto en la Ermita como en la posterior celebración en la finca Camino Viejo. En cuanto a la música, en la ceremonia contaron con Piacello, en el cóctel con Vincent Vegas y en el biale con el grupo Swag. La preciosa mesa de dulces, de temática navideña, fue también diseñada por la propia novia. Su padre colaboró con los meseros de madera, y la chimenea del seating plan. Todo el reportaje fotográfico es obra de Carlos Lucca. 

 

 

 

 

                       

Ningún comentario

Escribe un comentario

No images found!
Try some other hashtag or username