La boda de Claudia y Gonzalo en el Monasterio de Guadalupe

Claudia y Gonzalo se casaron una preciosa tarde de junio del año 2018. Se casaron en el Real Monasterio de Santa María de Guadalupe. La familia de Gonzalo tiene mucha devoción por la Virgen de Guadalupe desde hace muchísimos años y tienen por tanto mucha relación con este pueblecito Extremeño.  Gonzalo dormía y se cambiaba en la Hospedería, acompañado por sus padres y hermanos. Luego fue recorriendo todos los claustros del monasterio del brazo de su madre.  Claudia dormía y se cambió en el Parador Nacional. En una habitación con unas vistas preciosas a
los jardines y con el monasterio asomando de fondo. Después de las clásicas fotos con sus padres y hermanos, fue andando del brazo de su padre hasta el altar, sintiéndose su princesa.

 

Mi vestido era de Lucía De Miguel, la verdad que tenía muchas citas concertadas en otros sitios, pero cosas del destino fue Lucia a la primera que vi. Me encontré tan a gusto con ella y sentí tan bien que nos entenderíamos a la perfección que una vez salí decidí cancelar las otras citas. Me dijo que me iba a hacer un par de bocetos para la semana siguiente y como soy tan indecisa, no quería
volverme loca tomando la decisión de esperar y confiar. Ahora ya puedo decir que fue un acierto total. Escogí dos de los bocetos y los juntamos en uno, así es como surgió EL VESTIDO. Todas las
novias se casan con un vestido que les encanta imagino, pero el mío no solo me encantaba sino que cualquiera que me conozca un poco podía apreciar que era un vestido hecho para mí, que  hablaba de mí.

Los zapatos son de Uniqshoes, sabía que quería algo rosa, jugando con la idea de la espalda en el vestido, y fui a escogerlos con mi hermana Rocío y mi amiga, María. El ramo era de Arbolande, mi hermana Marta se encargó de elegirlo y no supe nada en ningún momento. El estilismo corrió a cargo de Urvan Oficial. Respecto a los accesorios y joyas con significado, por un lado estaba la espectacular Tiara de Yanes, con la que nos hemos casado ya varias generaciones de la familia. Y por supuesto los preciosos pendientes que me regalaron mis suegros con mucho mimo el día de la pedida y los cuales guardé para estrenarlos ese día.

Gonzalo apostó por un chaqué de Fields con las 3 piezas iguales en azul marino y cuadro inglés. Siendo fiel a su estilo no quería el típico azul marino y quiso darle un toque diferente y atrevido, fue una elección perfecta. La corbata elegida sería de la marca Soloio, muy en línea al gusto y personalidad de Gonzalo, un estampado de flores jugando con el verde predominante y un azul muy bonito.

                      

 

Cómo hemos dicho antes, la familia de Gonzalo tiene mucha tradición con Guadalupe y con la Hospedería del Real Monasterio. Es un sitio en el que han celebrado muchos momentos importantes y donde también han pasado muchos días de descanso en sus vacaciones. Es un sitio precioso con un patio que te deja sin palabras. El menú era sencillo, un salmorejo fresquito y un solomillo de retinto extremeño, queríamos algo de allí. El postre no iba a ser menos, alternamos el perfecto de nueces acompañado de chocolate, muy típico de la zona con milhojas de crema y nata.
Queríamos una decoración sencilla, ya que el sitio habla por si solo y no necesita mucho… hace un año se casó mi hermana y en los centros de mesa puso unos troncos de madera que quisimos rememorar para darle un toque rústico. Nos los hizo un íntimo amigo con unos chopos de la finca familiar. Los números de las mesas también estaban hechos con tronquitos de alcornoque.Sencillo y rústico como el campo. Menos es más.

Primero bailó Claudia y su padre durante unos minutos y luego se unió Gonzalo con su madre, en un emotivo momento de “despedida” con Copelia Waltz de Léo Delibes. Posteriormente Gonzalo le pidió la mano a su suegro y bailaron Claudia y Gonzalo el Grand Waltz de Sonrisas y lágrimas. Para Claudia desde pequeña es una de sus películas favoritas y no se imaginaba bailando otra canción. De la música se encargó Gold Moon EventsDe las fotos se encargó el equipo de Concorazon y el vídeo fue obra de Ramón Montero.

 

 

                 

Ningún comentario

Escribe un comentario

No images found!
Try some other hashtag or username