La boda de Claudia y Mark en la Finca Najaraya

Mark es de Nueva York. Nos conocimos en Australia cuando estábamos de intercambio durante la Carrera. Estuvimos un tiempo a distancia; yo iba, el venia, etc. En cuanto yo acabe el Master vino a Madrid de visita y nos fuimos de viaje a San Sebastián. Allí me pidió matrimonio y a los pocos meses me mude a Nueva York con él.
La mañana de la boda organizamos un desayuno con todas mis amigas en el jardín de casa de mis padres. Después vino el Manu Moreno y su equipo pare peinarnos y maquillarnos a mi madre, mi hermana y a mi y también lo hicimos en el jardín, debajo de la pérgola. Marky su familia se vistieron en el hotel donde se alojaban.

Laura se casó con un modelo de la firma francesa Laure de Sagazan que se componía de un vestido de tirante fino, de líneas puras y minimalistas sobre el que se colocó un cuerpo de encaje y manga corta. Para el momento del baile, se quitó el cuerpo y se añadió un cinturón también de Laure de Sagazan. La novia decidió combinarlo con un moño bajo y maquillaje muy natural, obra del estilista Manu Moreno. Y le dió gran protagonismo a sus pendientes de la firma Elise Tsikis Paris. Sus zapatos, unas sencillas sandalias de terciopelo rosado, eran de Zara. Su ramo, de estilo rústico, lo firmaba El taller de Lucía; quienes también se encargaron del resto de la decoración floral de la boda.

Para la decoración de la boda, la pareja contó también con Dimeic. Con su ayuda y la de El Taller de Lucía, decoraron la finca Najaraya, donde se celebró la boda. Allí, Aga Catering se encargó de la cena en forma de cóctel. Como extras, los invitados pudieron disfrutar de un cortador de jamón, un rincón de cervezas y otro de mojitos. Además, el photocall SoyFotomaton animó la fiesta poniendo a disposición de todo, varios disfraces. En el baile, los chicos de Dimeic dispusieron un Candy Bar. Las mujeres pudieron cambiar sus tacones por unas alpargatas y los hombres disfrutar de unos puros. La fiesta comenzó al son del saxofón de Antonio Montesdeoca y continuó con la música de Hey Mickey.

Abrimos el baile Mi padre y yo con un vals junto a Mark y su madre y a continuación Mark y yo hicimos un baile. Bailamos “Sway” de Dean Maritin. De regalo de boda mi padre me escribió un libro. Lo llamo “las 10 claves para ser feliz.” Todo empezó porque cuando supo que me casaba y me mudaba lejos, quería hacerme un regalo en el que se reflejara lo que el considera las cosas importantes de la vida que había ido aprendiendo con los años y que le han ayudado a ser feliz. Después de darle muchas vueltas pensó que lo mejor era hacerlo en formato de libro. 

Todas las fotografías de la boda fueron obra de Click10 fotografía.
   

 

 

  

   

     

  

Ningún comentario

Escribe un comentario

No images found!
Try some other hashtag or username