La boda de Mar y Víctor en Mas de Alzedo

“Hola, soy el chico de la bici amarilla”
Así comenzó la homilía de nuestra boda, puesto que nos conocimos gracias a esa nota que Víctor dejó en mi coche hace 4 años; un día en el que iba a entrenar en barco de vela al puerto.
A raíz de ese encuentro nuestro noviazgo ha girado en torno al mar, puesto que él es regatista y marinero de profesión y yo una apasionada de los barcos y la vela.
Así, la boda de Mar y Víctor giró entorno a la temática náutica. Todo comenzó en la iglesia de Capitanía de Valencia. Mar llevó vestido de Rosas Rosa, una tienda nupcial que se encuentra en el centro de la ciudad.  Su ramo y su tocado floral eran de El Taller de Clo. Víctor, llevó chaqué a medida de Forester, y una chistera. Lo que no le impidió llegar en bicicleta a la ceremonia, tal y como conoció por primera vez a Mar.
 
En Mas de Alzedo, Cocotte Catering se encargó del cóctel y la comida. Toda la decoración floral del espacio fue obra de El Taller de Clo. Se encargaron treinta caminos de mesa marineros en tonos azules y blancos, que contrastaron con las flores en tonos rosa y fucsia. Los más de 300 invitados de la boda disfrutaron del delicioso menú a cargo de Cocotte Catering en un entorno salpicado de detalles marineros.
En cuanto a los regalos de los invitados, ellas recibieron pulseras personalizadas de temática marinera, las testigos unos pendientes, las embarazadas unos peucos y hasta hubo detalles para tres cumpleañeros. Los invitados también pudieron disfrutar de una mesa de dulces, de la que se encargaron desde el propio espacio Mas de Alzedo. La hermana de la novia recibió con mucha ilusión el ramo tan esperado. Audioprobe se encargó de la música de todo el evento. La pareja hizo su entrada al salón con Shed a light y su primer baile con el famoso tango Por una cabeza de Carlos Gardel. Los amigos de los novios bailaron con ellos la Gozadera poco antes del postre, y los niños, ataviados con la camiseta diseñada para el evento, disfrutaron de numerosos juegos con las animadoras de IVAPEC, que facilitaron la tranquilidad de sus padres.A modo de colofón final un cañón de confeti blanco dió paso a la barra libre, donde también pudieron disfrutar de una fantástica barbacoa  de hamburguesas artesanas que encantaron a todos los invitados.
Todo el reportaje fotográfico es obra de Alfonso Calza. 
    
Ningún comentario

Escribe un comentario

No images found!
Try some other hashtag or username