La boda de Claudia y Carlos en Cantabria

Carlos y Claudia se conocieron gracias a una de esas casualidades de la vida. Ella acompañaba a una amiga a una cena, a pesar de que no le apetecía mucho porque no conocía a nadie. Y se hizo la magia, desde entonces no se separaron. Su gran día se celebró una semanita antes de la mía pero en el norte de España. Escogieron el Santuario de Ntra Señora de las Caldas para su ceremonia religiosa y a continuación celebraron la fiesta en una preciosa finca privada entres Asturias y Cantabria.

Claudia eligió, como su madre, la firma Navascués para su gran día. Ellos confeccionaron su precioso vestido y velo. Para su tocado, no dudó en acudir a Le Touquet y Molé Molé Shoes se ocuparon de sus preciosos zapatos en tono buganvilla con un lazo. Para los preparativos, lució camisón, bata y zapatillas de Miss Camisones, una elección ideal para las primeras fotografías. Los chicos de Le Petit Chesan se ocuparon de su peinado y de su maquillaje, Claudia optó por una preciosa trenza coronada con flores.  Su ramo fue obra de Gloria de Catalpas, estaba hecho de clavelinas, brunias, trigo y eucalipto.

Por su parte, Carlos vistió chaqué de Tom Black, con camisa a medida de Camisería Ayala. Como complementos: tirantes Harrys, corbata Lander Urquijo, zapatos Gloria Castellanos y el reloj de pedida que Claudia le regaló.

Para la preparación y organización del gran día, la pareja contó con la ayuda de la wedding planner Amaya Cuesta de Toulle y Chocolate. Ella supo darle la importancia a cada uno de los detalles de la boda. En la iglesia, Gloria de Catalpas se encargó de la decoración floral. Claudia entró acompañada de su padre, en un coche antiguo que después utilizó la pareja recién casada para llegar a la finca privada.

 

En la finca nada se dejó al azar, Claudia quiso supervisar cada detalle, ella creó una boda de estilo rústico y silvestre. Se crearon pequeños rincones en el jardín para que los invitados se pudieran sentar durante el cóctel ya que este duró un par de horas. La novia quería sorprender a todos con la iluminación así que cuando anocheció se encendieron velas al borde de la escalera y se iluminó todo el jardín con bombillas estilo verbena para dar un ambiente más cálido.

En el largo cóctel se sirvió cocido y fabada, dos platos calientes que los invitados agradecieron mucho con el fresquito que hacía. Cortadores de jamón, un pulpeiro sirviendo raciones de pulpo, canapés, sobadoras de anchoas. Tras este despliegue, los invitados disfrutaron de un banquete con un plato principal y un postre. Además, se dispuso una barra de cócteles para todo el que quisiera que durante el baile se transformó en una barra de Gintonics.

Los meseros estaban hechos en azulejo portugués con la misma imagen que las invitaciones, en el seating plan y en un cuadro con el menú que se utilizó para decorar también la finca . En lugar de hacer regalo a los invitados, la pareja decidió hacer una donación a Unicef, cada persona recibió una tarjetita donde se explicaba en qué se había invertido el dinero. Con respecto a los centros de las mesas, había dos tipos: unos estaban compuestos por hortensias, eucalipto, clavelinas, paniculata y astilbe y los otros eran olivos envueltos en tela de saco, que daban altura y rompían con el aspecto uniforme de las mesas del salón.

Todo el reportaje fotográfico de la boda es obra de Instantánea y Toma Primera, y el vídeo lo hicieron los chicos de Oui Motion.

    

Ningún comentario

Escribe un comentario

  • ELLA os est esperando en el blog con su bonitahellip
  • Este diseo de wandaborges me flipa perono debe ser muyhellip
  • La novia de los bordados azules est en el bloghellip
  • NUEVO SHOOTING EN EL BLOGEstoy deseando saber todas vuestras opinioneshellip
  • HERMANSIMAS Adoro esta foto de criscanibanofotografia La novia luce vestidohellip
  • Todava no has visto esta preciosa boda con fotos dehellip
  • MOMENTAZO de hermanas captado por lightoffeathers Vestido valenzuelaatelier
  • Increble esta novia miguelcrespinovias que se cas este finde conhellip