La boda de Sarah y Paco en Valencia

Hoy cumplen un mes de casados esta pareja de guapos y me ha encantado la idea de celebrarlo con un precioso post sobre su boda. El pasado 30 de abril, en masía San Antonio de Poyo, Sarah y Paco se dieron el sí quiero ante la atenta mirada de familiares y amigos y la ceremoniante Cristina de Meraki Plan.
Para su gran día, Sarah escogió a la firma Pol Nuñez que le confeccionó una falda de tul de seda con un fajín plisado y un cuerpo con manguita de encaje. La verdad es que me enamoró nada más verla porque me recuerda mucho a mi estilo de novia desenfada y llena de flores. Su tocado fue una preciosa corona de flores, que le dió un toque fresco y juvenil, obra de El Taller de Clo y a conjunto con su precioso ramo. Sus zapatos glitter los compró en Shoes of Prey, una web en la que el cliente puede diseñarse sus propios zapatos. Gemma de Bigudíes de Rubíes se encargó de su pelo, una preciosa trenza, y Raúl Castaño (NARS) de su maquillaje.
Paco,
Paco, el novio, visitó de la firma Pal Zileri y sus zapatos eran Emidio Tucci. Los gemelos que llevaba se los regaló Sarah y son la cruceta que está en el mando de la Playstation, ¡porque su pasión son los videojuegos! ¡ME ENCANTA!
La ceremonia civil fue en el precioso patio interior de Masía San Antonio de Poyo y como os decía, mi amiga Cristina de Meraki Plan, fue la encargada de oficiar la ceremonia. No sé si la conocéis pero ella consigue ayudar a vuestros invitados con sus discursos, y elabora ceremonias personalizadas con mucho cariño. La decoración fue obra de El Taller de Clo, que se basó en los tonos verdes y blancos del ramo de la novia así como en varias cestas rústicas.
Creo que una de las cosas que más me ha gustado de esta boda son los pequeños detalles. Decidieron realizar la comida al aire libre, en el jardín trasero, allí, el personal de la masía preparó unas mesas ideales, con los regalitos que los novios habían preparado para sus invitados: una plantita y un bote de mermelada. El catering lo sirvió Catering Cinco; un copioso cóctel y varios puestos de comida y bebida inundaron el espacio de la masía: limonada, vermut, frutos secos…
Los novios también se encargaron de preparar un photocall muy personal: con máscaras, un poco de atrezzo y unas cámaras de fotos instantáneas. El libro de firmas lo encargaron en Meriné con el logo de la boda. Audioprobe se ocupó de la música y Un día de Contraste Perfecto de las preciosas fotos.
              
  
      
  
 
 
La entrega de los ramos fue muy divertida y diferente, Sarah reunió a todas sus amigas como si fuera a lanzar el ramo, pero en realidad se giró mientras sonaba Dear future husband de Meghan Trainor, y entregó dos pequeños ramos a sus mejores amigas. Después sí que hizo el tradicional lanzamiento pero no con su ramo, ese se lo quedó. Para iniciar el banquete, los novios escogieron la canción de Us de Regina Spektor. En la tarta nupcial que estaba en el buffet aparecen tres figuritas: Croqueta y Empanadilla (por el cómic de Ana Oncina) y Calcetines,el perrito de los novios.
Para terminar, os dejo con el asombroso buffet de dulces que Catering Cinco preparó. Varios contenedores de helado y conos de barquillo para que los invitados se sirvieran a su gusto, chocolate, siropes, mini gofres… UN PARAÍSO para una golosa como yo.
Feliz mes-niversario pareja, os felicito por una boda tan preciosa, y os doy las gracias por haber querido compartirla conmigo.
476 Comentarios

Escribe un comentario

No images found!
Try some other hashtag or username