La boda de Jandro y Ale

Durante mis preparativos de boda, era muy normal que amigas y conocidas me enseñaran fotos de las últimas bodas a las que había asistido. Y un día, llegó a mis manos una foto de Jandro y Ale; gracias a una amiga en común, descubrí a Alejandra, una novia femenina y juvenil que me enamoró de inmediato.
Un día, por casualidad, descubrí a b4living, una empresa creativa que realiza detalles y regalos de madera, y detrás de este proyecto, estaba Alejandra, también blogger en Demimano. No pude resistirme a preguntarle más sobre su gran día. Todas las preciosas fotos que vais a ver son de Liven Photography.
 
Alejandra confió en la diseñadora Teresa Palazuelo para su vestido de novia. Ella buscaba algo vaporoso y actual; de estilo romántico pero con una tela resistente ya que la boda era en pleno campo. La firmo diseñó para ella un cuerpo de guipur y una falda compuesta por varias capas de organza, gasa y georgette. Las mangas llevaban el mismo bordado que el cuerpo y eran de una longitud entre la manga corta y la francesa.
 
 

 

 
 
 
Gema Ledesma se encargó de su pelo y maquillaje. La novia eligió una trenza, y una tiara que colocaron hacia abajo para colocar la preciosa mantilla. Llevar una trenza de raíz fue una excelente decisión, ya que pudo soltarse el pelo durante la fiesta a modo de semirrecogido. Como joyas solo llevó unos pendientes y el anillo de compromiso que Jandro le regaló.
 

 

 

 

 

 
Por último los zapatos: Ale también se decidió por llevar en sus pies ese «algo azul» pero como dice tener muchos problemas con los tacones, se hizo hacer unos a medida, en un precioso tono verde agua por la firma Lamarca.
 
 
Por otro lado, el novio escogió a la firma Knack Men para su chaqué, con chaleco albero y corbata verde a juego con el look de la madrina. Como complementos, unos gemelos de su abuelo y el reloj que recibió por su pedida.
 

 

 
 
Jandro y Ale se dieron el sí quiero un 13 de junio del año 2015 en Belmonte de Tajo, un pueblo en el que disponían de un preciosa finca familiar para realizar su gran celebración. La ceremonia se celebró en la iglesia del mismo pueblo. La novia llegó junto a su padre en un coche tirado por caballos hasta la plaza mayor del pueblo donde todos los invitados esperaban. 
 
 

 

 

 

 

 
 
 
Se trata de una preciosa iglesia de piedra, que fue decorada por Claudia, wedding planner en A-Típica con flores de Floreale. La coral Grupo Alborada puso la música durante la preciosa ceremonia. Sus damas de honor llevaban un ideal vestido de lino con encaje en la parte inferior y un lazo de raso verde agua. Como complementos, un canotier y unas alpargatas beige.
 
 

 

 

 

 
 
A continuación, todos se dirigieron hacia la finca familiar en la que el catering El Mentidero de la Villa sirvió el cóctel. Los invitados disfrutaron de un puesto de limonada, fuets, cervezas y verduras en el precioso jardín. Los invitados recibieron una chapa de madera hecha por b4living con su nombre y el número de su mesa.
 

 

 

 
 
Para la cena, Tolder montó una extensa carpa para casi los 450 invitados. Los novios escogieron la temática Country por lo que A-típica se encargó de decorar la carpa combinando mesas redondas, cuadradas y rectangulares, manteles de diversos colores y centros de mesa variados a distintas alturas de Floreale. Los meseros de madera eran de b4living. El resultado es espectacular.
 

 

 

 

 

 

 

Cada invitado recibió en una bolsita una tarjeta de agradecimiento y un detalle de b4living, ellos unos gemelos de madera y ellas una pulsera.

 
Tras la cena, surgieron muchas sorpresas: el novio había preparado un baile country junto a sus amigos que realizaron ante la sorprendida novia y los invitados. Además, los novios habían decidido amenizar la sobremesa con un grupo del mismo tipo de música por lo que repartieron sombreros a todos los invitados que se animaron a bailar al instante.
 
 

 

 

 

 
La música de la fiesta corrió a cargo de DJ Juan Trullenque. B4living dispuso un photocall o lo que llaman fotogram: un fondo country con una cámara reflex que hacía fotos a los invitados. Además, las invitadas recibieron alpargatas para cambiarlas por los tacones.
 
Y para acabar una boda de ensueño, llenísima de detalles, que me ha dejado boquiabierta: los novios recibieron de recena unas hamburguesas de McDonalds que estoy segura que no dejaron indiferente a nadie.

 

Muchísimas gracias queridos Jandro y Ale por compartir conmigo un día tan increíble, estoy segura de que muchas novias cogerán ideas de este bodorrio 🙂 Os dejo una muestra de la preciosa sesión que se hicieron en medio del campo. Todas las fotos de la boda son de Liven Photography.

 

 

 

 

 
1Comentario

Escribe un comentario

No images found!
Try some other hashtag or username